Cómo actuar ante las obras “molestas” de un vecino.

 house-305236_640Cuando residimos en una vivienda, constituída en régimen de propiedad horizontal, pueden generarse ciertas desavenencias si, de pronto, un vecino decide acometer obras, que a nosotros nos puedan resultar molestas o perjudiciales. La situación se agrava cuando tales obras, afectan a un elemento común del inmueble, que pueda comprometer su estructura, su seguridad o incluso el aspecto físico de la fachada del edificio.

Ante tales situaciones controvertidas, debemos tener clara cuál debe ser nuestra actuación.

En primer lugar, es necesario que el vecino que pretenda ejecutar las obras a que hacíamos alusión, al comienzo, plantee la cuestión en la preceptiva reunión de propietarios, al objeto de someter su petición al acuerdo de la Junta. Los artículos 10 y 17 de la Ley de Propiedad Horizontal (en adelante LPH) resultan decisivos para conocer cuáles son las mayorías que, para cada obra, deben alcanzarse.

En segundo lugar, si alcanzada la mayoría necesaria por la Junta de vecinos, se aprueban las obras y nuestra postura es disidente, debemos hacerlo constar así, de manera inmediata, al Administrador-Secretario, a fin de que recoja el sentido (opuesto) de nuestro voto en el Acta de la Reunión. A tal efecto, cierto sector jurisprudencial (SAP Asturias, 28-10-2005), considera imprescindible que además de votar en contra del acuerdo, se deje constancia expresa en dicha Acta, lo que se conoce por “salvar el voto”. 

¿Pero qué sucede si las obras siguen adelante y el vecino empieza a ejecutarlas, sin estar yo de acuerdo?. 

Parece que el mecanismo adoptado con anterioridad, no resuelve la comprometida situación en que nos encontramos, pues, resulta que nuestro vecino ha obtenido el voto favorable de la Junta de Vecinos y muy “alegremente” ha iniciado las indeseadas obras. Tengamos en cuenta que en las relaciones vecinales, el amiguismo juega un papel importante a la hora de emitir el voto.

Pues bien, en tal estado de cosas, la Ley nos ofrece una solución, irremediablemente, judicial: Sí, en tales casos, si la negociación y el intentar hacer recapacitar al vecino empecinado en hacer la obra, no llega a buen puerto, no existe otro remedio más que acudir a la vía contenciosa.

Así, el artículo 18 LPH desarrolla el procedimiento de impugnación de los acuerdos de la Junta de Propietarios. Para lo cual, resulta indispensable que concurran los siguientes requisitos:

  • Que el acuerdo adoptado sea contrario a la Ley o a los Estatutos de la Comunidad (algo que sucede con más frecuencia de la que imaginamos); o bien, que sea gravemente lesivo para los intereses de la comunidad o genere un grave perjuicio para algún propietario que no tenga obligación jurídica de soportarlo. Finaliza la letra c) del apartado 1 del meritado precepto con una cláusula de salvaguarda o cajón de sastre: “o se haya adoptado con abuso de Derecho”.
  • Que el propietario impugnante, hubiera “salvado su voto” (en los términos que se describieron con anterioridad).
  • Estar al corriente de pago de la totalidad de deudas vencidas con la comunidad.
  • Último requisito de máxima importancia: Proceder a la impugnación en el plazo de tiempo de 3 meses desde que se adoptare el acuerdo (salvo en determinados supuestos, en que el plazo se amplía a un año). Dicho término es  especialmente trascendente, ya que está sujeto a caducidad (no admite interrupción de ninguna clase).

En síntesis, y aunque ésta no sea la única solución que ofrece nuestro ordenamiento jurídico para situaciones de dicha índole (interdicto de obra nueva), resulta necesario conocer en qué modo puede afectar la decisión de un vecino cuando éste decide hacer obras que trascienden al resto de la comunidad o perjudican a uno mismo y la manera de proceder ante tales situaciones, pues, los mecanismos que arbitra la Ley están sujetos a plazos de tiempo no excesivamente largos, que pueden comprometer nuestra posición de desacuerdo en la ejecución de tales obras.

Si deseas conocer más información sobre el procedimiento de impugnación de los Acuerdos adoptados por la Junta de Propietarios, no dudes en ponerte en contacto con nosotros: www.bufetevillamil.com.

Damos respuesta a tus problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *